¿Cuáles son las diferencias entre cemento, hormigón y concreto?

Cuando no conocemos mucho sobre la construcción y los procesos en los que se realizan las mezclas, podemos llegar a pensar que todo es algo diferente. La idea de pensar en tres elementos, como lo son: el cemento, el concreto y el hormigón, puede llegar a ser fastidiosa. El no saber con cuál de estos materiales queremos pedir que realicen un trabajo, o si generará alguna diferencia en el acabado, es algo que nos puede poner a dudar sobre lo que los expertos nos dicen. 

La realidad es que la diferencia entre el hormigón y el concreto es solo el nombre. Se visualiza diferente porque el uso común de la palabra hormigón lo relacionamos al pavimento negro, y no a las mezclas que terminan dando un color gris claro. Entre estas y el cemento, la diferencia es el estado de la materia; ya que, con el cemento se realiza el concreto, obviamente mezclado con agua y algunos otros componentes, pero podríamos decir que el cemento es hormigón en polvo. 

Cemento 

El cemento es un material con la capacidad de unificar otros materiales cuando este se encuentra en su forma pastosa o sólida. Está compuesto por una mezcla de calizas y arcilla molida, las cuales después de mezclarse son molidas para que se pueda generar la tierra que conocemos con a la que al agregarle agua cambia de textura.  

Con el cemento se pueden realizar una larga lista de trabajos, desde cerámica hasta grandes proyectos de construcción. Aunque lo liguemos a la construcción y procesos de trabajo en gran escala, el uso del cemento se da hasta para la realización de maletas o marcos decorativos, así como figuras y esculturas. Incluso es el material principal con el que se fabrican fuentes para jardín o parques. 

Concreto u hormigón 

Una vez que hemos explicado lo que es el cemento, hablaremos de una de sus principales composiciones: el concreto u hormigón. Este es generado a partir de una gran cantidad de cemento mezclada con agua y en muchas ocasiones con algunos otros elementos que aportan en la firmeza y resistencia de los bloques. Los materiales que se adhieren a la mezcla del cemento, son: yeso, grava, gravilla y arena, estos ayudan a que al solidificar la mezcla las superficies en las que se hace uso de estas sean resistentes y cuentan con propiedades que evitan las grietas o rupturas del material. 

En muchas ocasiones se piensa que el concreto y el hormigón son diferentes porque se piensa que el concreto es ese bloque gris que puede ser colocado en distintas superficies; por su parte, se piensa al hormigón, como una mezcla negra que se utiliza en el suelo, principalmente en vía pública o carreteras, el cual es utilizado para pavimentar. Esta idea no está tan fuera de la realidad, pues existen distintos tipos de hormigón; por un lado el que se realiza con cemento (concreto), y por el otro, está el hormigón asfáltico. 

El hormigón asfáltico es una mezcla de piedras trituradas con arena y un relleno de asfalto de petróleo. Este es utilizado siempre en la calle, ya sea vía pública, o carreteras; por su composición es un poco menos resistente que el concreto, pero tiene la misma usabilidad si hablamos de suelos.  

Trabajos a partir de cemento o concreto

En nuestra empresa encontrarás una gran cantidad de servicios que parten de la utilización de cemento para acabados en concreto. Contamos con diferentes técnicas para realizar pisos de cemento; con esto podemos realizar el trabajo en áreas interiores y exteriores. Comunícate con nosotros para conocer un poco más sobre todos nuestros servicios y cotizar tu proyecto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba